Sillas de oficina

Las sillas de oficina son uno de los adminículos más importantes en toda zona de trabajo. Con ellas, se le puede dar distinción a cualquier lugar, siendo además de gran importancia para la comodidad de los empleados.

Por ello, deben elegirse teniendo en cuenta tanto criterios de ergonomía como de estética.

En líneas generales, los criterios para escoger una silla son simples, aunque hay tantas de estas en el mercado que en ocasiones es fácil sentirse con dudas. No obstante, lo principal es saber los materiales con que están elaboradas, la manera en que permiten desplazarse o utilizarlas, así como las funciones que tienen incorporadas.

Rasgos de las sillas para entornos de trabajo de oficina

Estas sillas suelen estar elaboradas en plástico con asientos en tela o de cuero. No obstante, se han puesto de moda las versiones que incluyen zonas en malla transparente. Igualmente, algunas incluyen un posa-cabeza y suelen tener palancas o botones para ajustarlas.

Resulta de importancia que tengan ruedas, pues en toda oficina es necesario moverse de un sitio a otro, por lo que al contar con la posibilidad de rodar las sillas evitan que la gente se levante o arrastre su silla y raye el suelo.

Finalmente, sucede que estos asientos incorporan diversas maneras de subir o bajar su altura, de acomodar el espaldar o de ajustar el apoyo de los brazos. Todo esto tiene intenciones de acoplarse a la anatomía de los usuarios y por tanto las torna más cómodas, a la vez que ayudan a mejorar la productividad.

Debido a todo lo antes mencionado, las sillas de oficina son un mobiliario dinámico y de enorme importancia para toda área de trabajo.

No solo le dan buena imagen al lugar, sino que son el tipo de mueble sobre el cual las personas ejecutan sus tareas cotidianas con mayor efectividad.

Visita la colección de diferentes muebles, aquí.

Más muebles baratos, aquí.